lunes, 18 de julio de 2016

Todo por querer comerme a besos al hombre rana......José Aristóbulo Ramírez Barrero*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato
Foto: Pedro Almodóvar, Átame

Les dije la verdad y nada más que la verdad. Me había colado de rondón y estaba allí, en los estudios cinematográficos de El Deseo, porque quería apoderarme del consolador en forma de hombre rana que utilizó Victoria Abril en Átame, para comérmelo a besos. Pero no me creyeron. Atrapado con las manos en la masa, los guardias de seguridad me esposaron y me acusaron formal y torticeramente de querer secuestrar a Pedro Almodóvar. 

domingo, 3 de julio de 2016

La Posada de las Almas......Raquel Diago*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato
Foto: www.tuszapatosybolsos.com

¡Allí estaba! Discreto, pequeño, disimulado tras unas pieles de serpiente en un terrario. ¡Allí estaba! Reposando y jugando a pasar inadvertido. Un pequeño bolso anodino. Un simple bolso de mano, pero con una larga cadena plateada.
         Aquella mañana se levantó fría, muy fría. Al abrir los ojos, con mucha dificultad, noté la boca seca. El espejo del cuarto de baño mostraba ante mí la figura exacta de la decadencia: ojos hinchados que, en su día, fueron dignos de halagos, ojeras inmensas de color grisáceo y el marco enmarañado de unos cabellos salvajes que, tan sólo horas antes, habían sido ordenados en perfecta armonía tras una hora de secador y tenacillas.

sábado, 18 de junio de 2016

El sur......Raúl Clavero Blázquez*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Foto: Brad Peyton, San Andrés
No hay colegio —dijo Verónica con voz sinuosa, a medio camino entre la alegría y el asombro. Estaba tumbada en el sofá, descalza, con las mejillas encendidas y el cuerpo lacio, como un ovillo que se desmadejara lentamente en los peldaños de una escalera. Miraba los dibujos de la televisión sin demasiado interés, sus ojos parecían perderse más allá de las paredes del cuarto. Me senté a su lado. Su cara estaba cubierta por una fina capa de polvo, vestía una especie de camisón raído y tenía las uñas de las manos astilladas, como si hubiera estado excavando en la tierra durante horas. Le acaricié el cuello. Ardía.

sábado, 11 de junio de 2016

Disertación (evidente) sobre el aguacate......José Antonio Pino Varens*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato

El maestro pidió que dibujáramos a nuestras familias. Aunque se dirigió a todos los niños (del aula), sospeché que tenía un interés particular en mi caso, pues mi papá anda en una silla de ruedas y viene a buscarme por las tardes. Hasta ahora, la única que se ha mostrado evidentemente interesada (por mi papá) es Bía; pero Bía, se sabe, está enamorada de mí y tuvo el buen tino de decirme que le dijera (a papá) que se aliviara de sus dolores sin preguntarme qué le había pasado.
      Yo dibujé rápido a toda la familia: mamá, papá, nuestra perra que se llama Hachi y nuestro gato que se llama Krim-218. Otros niños se dibujaron junto a sus mamás solamente, algunos junto a sus mascotas solamente y hasta hubo uno que se dibujó al lado de Ben-10 solamente (me reservo el nombre).

sábado, 4 de junio de 2016

La mujer que quieres......Maithé Riera*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía

La mujer que quieres tendrá
el cabello como una cascada de oro
Liso, largo y como los rayos del Sol
A ella no se le harán nudos
Y tus dedos se pasearán entre ellos

sin encontrar mayor dificultad.

La mujer que quieres tendrá
la piel de nácar como una perla
sus venas visibles, con lunares y quizá unas pecas
Ella no será del color tibio de la canela
su sabor no será como el del chocolate
y sus labios no te sabrán a peras.

sábado, 28 de mayo de 2016

Hombros libres......Pedro Francisco del Álamo López*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato
Foto: James Franco (Gala Óscars 2011)


Sólo le quedaba un cartucho para quitar de en medio al entrometido mirón. El primero lo había desperdiciado en la loca persecución entre almendros y olivos, pero se prometió que no pararía hasta asegurar el definitivo proyectil y callar al intruso para siempre; se jugaba en aquel lance su vida al completo, aún más, su excelsa reputación como padre de cuatro hijos, como conserje del ayuntamiento y como presidente de la peña “Los rebuznos simpáticos”, que aglutinaba a gran parte del pueblo; todo el cariño profesado por vecinos y familiares al estimadísimo don Minaya se diluiría hasta desvanecerse por las cloacas si aquel malnacido fisgón al que aún no había reconocido lograba relatar a alguien la inimaginable escena que acababa de presenciar.

sábado, 21 de mayo de 2016

Robadors, número 13......Aïda del Mar Frontera Gandolfo*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Foto: www.lavanguardia.com
Abro las ventanas, como quien lleva a cabo un acto simbólico o de fe, pues sé que no va a correr brisa ni aun intentando crear corriente. Tú metes las litronas en la nevera y limpias, como por inercia, las huellas de los vasos que la madrugada anterior dejamos sobre la mesa. La penumbra bien estudiada se consigue con la destreza de quien habla desde siempre el lenguaje de las sombras y se quiebra solamente por el ascua de un cigarro que huele a hachís del bueno. John Coltrane pone banda sonora a la escena casi ritual que se produce a diario en el piso de la calle Robadors. Pero esta noche es distinta.

sábado, 14 de mayo de 2016

Avestruz......Silvia Company*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía

A West Norwood, Londres, mi segundo hogar.
Foto: www.robindance.me

El tiempo pesa en los talones.
Son las tres de la madrugada
y tengo el pulso ebrio.
Subo la calle 
doblo la esquina
compruebo mi sombra es-toy-tan-so-la
busco las llaves
frente a la puerta azul
justo donde te vi 
tan muerto de vida
por última vez.

viernes, 6 de mayo de 2016

El diamante en el zapato......Pedro Naranjo Cobo*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Foto: Gran Cañón del Colorado (www.disfrutalasvegas.com)
Mis jornadas laborales solían prolongarse hasta la noche. A menudo acababa tan tarde que no valía la pena volver a casa, y me quedaba a dormir en el despacho. Al principio mi esposa lo entendía; con el tiempo, empezó a quejarse de la frecuencia con la que mi trabajo me separaba de ella. Yo le decía que no era culpa mía, que siempre quedaba algo por hacer. Pero ella seguía quejándose; de eso, y de todo. Llegó un momento en el que me alegraba de tener que dormir allí, lejos de mi casa. Y creía que yo era el único que lo hacía, pero en una ocasión encontré allí a mi jefe. Aquella noche llovía con tanta fuerza que las calles estaban desiertas. Era una de esas noches en las que cuando uno camina por la ciudad tiene la sensación de que en cada casa hay alguien ahorcándose. 

viernes, 29 de abril de 2016

Conduce con cuidado, mi amor, el tráfico está cada vez más peligroso: Armando Aravena Arellano*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Acuarela de Esther Aguilà, A dos manos
Adiós, amor; nos vemos. —La mujer lo cogió por la nuca y lo besó con fuerzas.
         —Conduce con cuidado dijo él, sosteniendo la puerta para que ella saliera.
         La tarde ya había cedido sus luces a la tibia noche otoñal. La mujer caminó lentamente hasta su auto y antes de subir miró por última vez al hombre, que seguía observándola desde la puerta de la habitación.
         "Eres un ser maravilloso, amor", el recuerdo de aquella frase la sorprendió sonriéndole al espejo retrovisor, que había enfocado para arreglarse el pelo. "Y tú eres prodigioso, bestia...", había replicado ella, encendida aún por la impúdica lujuria a la que él siempre la arrastraba.

viernes, 22 de abril de 2016

Salvador......Raúl Muñoz González*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía
¡Feliz Diada de Sant Jordi!

Foto: Salvador DalíEl gran masturbador

Ti... ti... tiri... tan, 
en las yemas de mi lengua 
las tripas de tu madre, Salvador. 

Son sus heces claros pececillos
escurriéndose en la clara de mi boca. 

Déjame inflar el globo granate, 
no temas por la menstruación. 
No me hagas sentir culpable, otra vez no, 
no me ofrezcas tus tiernas manos infantiles
llenas de saltamontes. 

La mujer gorda y fea de la esquina 
está cociendo en su caldero ojos de buey, 
se parece, sí, Salvador, se parece a tu madre. 

viernes, 15 de abril de 2016

Agujas......Marta Bordons Martínez*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato                            


Foto: V. Siendzinski, Vieja enhebrando una aguja
Carmen se sentía como una vieja.
         Quizás era por el olor acre que siempre inundaba su almohada, aroma a colonia de “Carmen de Sevilla”, polvo en los cuadros viejos y armarios cerrados. Quizás era porque sus ojos vacilaban al enhebrar las agujas y se lavaba los dientes con la dentadura en la mano. Quizás era porque sólo salía de su piso una vez a la semana para ir al supermercado, y congelaba la compra hasta el lunes siguiente. Quizás era porque ni siquiera la mantita eléctrica le aliviaba el dolor de las lumbares, o tal vez porque no se perdía cada tarde el programa de Juan y Medio, mordiéndose los pálidos labios mientras jugueteaba con un teléfono que sabía que nunca llegaría a utilizar. Quizás era por todo eso, o quizás, simple y llanamente, porque lo era.

viernes, 8 de abril de 2016

Fotomatón......Ángel Revuelta Pérez*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato

Foto: Carlos Costas Huidobro
Se abrió el ascensor y continuamos besándonos desaforadamente, ajenos al sonido del engranaje de las puertas al deslizarse y al pequeño pitido de aviso cuando volvieron a cerrarse. Desde que entráramos en el portal, y tras un rápido vistazo para asegurarnos de la ausencia de testigos, habíamos buscado nuestros cuerpos con ansia voraz, casi dolorosa. Con mi boca llena de su lengua, alargué el brazo y palpé la fría superficie metálica hasta encontrar el cuadro de mandos. Apreté el botón a ciegas, confiando en no volver a darnos un paseo de ida y vuelta a lo largo de los seis pisos. Finalmente, las puertas volvieron a abrirse y empujé a Fátima hacia el descansillo, sin dejar de chuparnos, tocarnos y acariciarnos.
         Apenas nos detuvimos un segundo para permitir que ella buscara las llaves en el interior del bolso y abriera la cerradura del apartamento, sin dejar de vigilar de reojo, temiendo que nos sorprendiera algún vecino. Entramos deprisa, nuevamente entrelazados, desprendiendo tal excitación que parecíamos querer fusionarnos, avanzamos por el pasillo a trompicones y para cuando llegamos a la habitación apenas nos quedaba ya ropa encima. Las arremolinadas prendas formaban un delatador rastro desde el recibidor hasta la entrada del cuarto. Allí, paradójicamente, nos dimos un descanso. El ansia sexual pareció relajarse, nos quedamos quietos de pie junto a la cama, abrazados, mirándonos fijamente a los ojos y nos reímos. Terminamos de desnudarnos con tranquilidad —apenas restaba quitarnos la ropa interior— y acariciamos nuestros cuerpos con suavidad, recorriendo con las manos un paisaje familiar largamente abandonado, recordando detalles persistentes y descubriendo las alteraciones provocadas por el paso de los años.

viernes, 1 de abril de 2016

Disnomia......Alba Santiago González*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía

Foto: www.1zoom.me
Se le olvidó cómo llamar a las rosas
y con el nombre se fueron el color, los olores,
la sensación de saber que se está donde se debe estar
y no en otra parte.
Del nombre sólo quedaba una idea hecha de niebla
que le lamía los pies
y suavemente se iba yendo,
dejándole gotas de rocío en los zapatos.

No sabía que su casa era su casa
aunque tenía cierta idea del concepto,
por eso dormía cada noche en una cama
y se iba sin entrar en denominaciones.

viernes, 25 de marzo de 2016

Cita sita non......Guadalupe Azucena Franco Chávez*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Foto: Juan Carlos Martínez, Soledad descalza
Es un día primoroso, soleado y fresco, al fin se llegó la hora: Julia tiene una cita con Roberto, está emocionada, ha esperado este momento por diez días. La joven estudia la licenciatura en contabilidad, está a punto de terminar. Le gusta la escuela, es dedicada, espera sacarle un buen provecho a su profesión; en cambio, sus compañeros le parecen algo bobos, sólo hablan de fútbol y cerveza. Roberto, por su parte, al que conoció recientemente en la elíptica del gimnasio, hace tiempo que salió de la universidad y cuenta con un trabajo que le permite darse ciertos lujos, como invitarla a comer a La Mandrágora, lugar al que sólo va cuando el abuelo los lleva, o costearse pequeños viajes, todo eso le parece a Julia muy atractivo. No está muy guapo, la verdad, pero a mí me gusta. Hasta que al fin me invitó, casi que lo invito yo.

viernes, 18 de marzo de 2016

La reencarnación del Buda......Mariano Contrera*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato


Foto: www.mundotkm.com
He tenidos varios trabajos en mi carrera laboral: repartidor en bicicleta de pólizas de seguros, vendedor de celulares, en un cibercafé, en un laboratorio agrícola que por poco hago explotar, en una fábrica de fideos y galletitas, vendedor de sistema de televisión satelital, operador telefónico de una remisera, profesor de inglés… pero, sin lugar a dudas, el que más llegué a detestar fue el de animador de fiestas infantiles. Ustedes se preguntarán cómo llegué a una tarea tan degradante, el asunto es que mientras estaba en un laburo previo que yo creía estable, me compré una moto, de la cual algunos pagos debían ser en cuotas mensuales. Al tercer mes me echaron y debí hacer lo que fuera por terminar de saldar la deuda, y eso incluía la animación.

viernes, 11 de marzo de 2016

Hombre que deletrea el pestañeo de una mujer desde la luna: I. J. Hernández*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía

No puedes poner los pies en la tierra
hasta que no has tocado el cielo.
PAUL AUSTER
                                     I
Foto: Stanley Kubrick, 2001: Una Odisea del Espacio

De lo más próximo a lo más lejano.
En un milagroso óptico equilibrio.
Estás aquí:
Hija de Dios hecha mujer.

                                    II

La última generación de astronautas calvos. 
Jazz. Alas de iridio. Sexo visual.
Dios enciende un cigarrillo y se esfuma.

viernes, 4 de marzo de 2016

Navidad......Raquel González Osende*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato
Foto: ::uge, North Bondi, Ramsgate Ave., una de las mejores vistas

¿Quieres casarte conmigo?
         Fui cobarde y dije sí.
“Debería volver a casa”, pensó Arancha, sola en el malecón al atardecer. El mar estaba en calma y olía a puerto. Una mezcla de mejillones y algas secas que le recordaba a Almuñécar, donde había pasado tantos veranos felices.
“Debería volver a casa.”
Ni estaba en Almuñécar ni el verano era lo mismo. Su casa era ahora un chalet de madera blanca en Sidney, y ese día, Paul y ella recibirían a sus futuros suegros para celebrar la Nochebuena. Las primeras navidades en su nuevo hogar. 

viernes, 26 de febrero de 2016

Viajero frente a un mar de nubes......Roberto Migoya*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato

Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.
FRIEDRICH NIETZSCHE (1844-1900)

Foto: C. D. Friedrich, Viajero frente a un mar de nubes
¿Y si no encontraba valor para saltar? 
         Me despedí de mi amada mujer y me escabullí con la excusa del paseo diario. Los demás, mis dos hijos, el yerno, la nuera y sus críos, me vigilaron con el brillo del reproche en sus pupilas, pero no hubo un solo comentario inoportuno. Faltaría más, siendo yo la Luperca que amamantaba a esa recua de parientes. La estirpe al completo vivía en mi hogar, todo el país se aferraba a las pensiones como los náufragos de Géricault a la balsa de Medusa. Cada día me costaba más que aquellos seres tan cercanos me dejasen salir solo. A duras penas recordaba ya los nombres de mis nietos pequeños. Incluso esa misma tarde olvidé las llaves y la bufanda. Ni siquiera me importó, no había miedo del clima ni retorno donde yo iba.

viernes, 19 de febrero de 2016

Blues del oficinista......Francisco Palacio Cabrero*

Finalista del IConcurso Litteratura de Poesía

Qué pena que nadie nos fusile al alba

Qué pena que nadie nos fusile al alba.
ROBE INIESTA
Nadie se preocupa por la caducidad de las margaritas.
Da igual que crezcan leales en psiquiátricos u orfanatos
o en sitios inhóspitos como macetas o parques públicos.
Pasa lo mismo con farolas o semáforos,
creciendo entre miríadas de piedra y asfalto.
Nadie se preocupa por lo importante,
como adónde van los besos de los adolescentes
y dónde está el joven que ahora sostiene la mirada
de este viejo al otro lado del espejo.

Todo pasa, sin que nada pase
hasta que un día llegue el alba.

viernes, 12 de febrero de 2016

A las 7 a.m. en el 101......Indira Córdoba Alberca*

Finalista del IConcurso Litteratura de Relato

Él tiene impresa en la mente su mirada de hielo, y en el rostro la bofetada seca que ella le estampó sin decir nada. Tal vez poco tenía que ver con eso el día nublado y el frío departamento al que llegaba agotado por las tardes, después de trabajar. El bofetón seguro no había sido consecuencia de sus retrasos por las horas extra en la oficina, ni porque aún no dejaba el cigarrillo. Tampoco estaría relacionado con los sábados de fútbol, ni las impertinencias de su madre cada vez que les visitaba, y en un suspiro dejaba caer cuánto se lamentaba por el “nene” convertido en empleaducho mediocre, mal atendido por la esposa. "Exageradita la vieja", masculló su esposa con fastidio la última vez. El desconcierto de él y la rabia con la que ella le pegó tampoco estarían ligados al sobrepeso después del embarazo, ni a los estudios interrumpidos, ni a las burlas de la familia, ni a la desaparición de los amigos.

viernes, 5 de febrero de 2016

Los amantes......Catalina Tovorovsky*

Tercer Premio (ex aequo) del IConcurso Litteratura de Relato


Portada de Los amores difíciles
Éramos compañeros de oficina y amantes. Él tenía esposa e hijos. Yo era, soy, madre soltera. Él tenía una esposa fea y amargada, me había configurado yo en mi mente, en base a las pocas referencias que a él se le escapaban. Y dos hijos que crecían y tenían amigos y cumpleaños y fragmentos de una vida que yo espiaba con recelo: los quince de Brenda, el campamento de Mauro, los regalos, la ropa, el flequillo.
Absorbía cada pequeña referencia a su vida familiar con sed, refrenándome para no zambullirme en el offside. Porque si algo estaba claro era mi no pertenencia. Yo existía para desear la vida de otra, la vida infeliz de esa otra (no soportaba imaginar feliz a su mujer). Pensaba más en ella que en mí y todo ese rulo me tenía imantada. Éramos tres para mí y dos para ella. Yo quería ser ella, pero sin mí. Tenerlo a él los domingos, poner su pijama debajo de la almohada. Ser la de la foto de su celular.

viernes, 29 de enero de 2016

Llueve en la ciudad de mar......Letícia Álvarez Lorenzo*

Tercer Premio (ex aequo) del IConcurso Litteratura de Poesía

Remolinos sorprenden a mis tobillos en la calle
Foto: Antonio Pinacho
el cielo oscuro todavía se apaga más
regulador de luz celeste que vuelve noche la tarde
todos los planes de verano tardío, ¿dónde van?

Llegó octubre con su promesa de lluvia incesante en el día
avanza el ocaso tres casilleros que dan
a las horas un valor añadido, impuestos del clima
que, aburrida, desganada, agobiada, vencida por la desidia
pago por costumbre, para añadir a mi suplicio un verso más.

viernes, 22 de enero de 2016

La melancolía con Chet Baker......Miguel Benítez*

Tercer Premio (ex aequo) del IConcurso Litteratura de Relato

Foto de William Claxton: Chet Baker
Hoy hace un día más desde que te fuiste; un día más desde que los empecé a contar, y empecé desde el principio, desde el primer día. Cada vez que me acuerdo y, decidido, acabo por revolcarme en el recuerdo, siempre pasa igual: convencido, voy hacia la estantería y entre todos nuestros discos, entre los míos y los que tú dejaste al marchar, escojo el mismo de siempre, el mismo que uso para ponerme triste, para pensar en ti y quebrarme un poco más. Continuamente se puede uno fastidiar un poco más; da gusto aumentar esta melancolía a la carta. 
         Fiel devoto de mis tradiciones y resuelto a hacer de tu doloroso recuerdo un acto religioso, nunca cambio el ceremonial. La liturgia me ayuda a recordarte mejor, más vivamente y con mayor sufrimiento. Tumbándome en el sillón, cerrando los ojos, preparo la mente para este viaje a través del tiempo. Una vez listo, me aseguro la posición en el sillón y con los ojos cerrados, tanteando, alcanzo el mando a distancia y le doy al play. En unos segundos, antes de que comience nuestra canción, en ese momento que se extiende insoportable, cuando los segundos pasan pero no hay nada ahí, ni música ni nada, suelo recordar el día de mi cumpleaños. Aquel 20 de abril, tú llegando a casa por sorpresa y poniendo en mi mano un paquetito envuelto con esa delicadeza tuya; en él, nuestro disco preferido, aquél de Chet Baker, con nuestra canción favorita; canción que, por cierto, yo te había enseñado el día que nos conocimos, después del concierto de Lucas y su banda de blues en el pub de la plaza Bullicio. The thrill is gone. La habíamos instituido como nuestra, para cuando nos daba el bajón, algo ya habitual, peligrosamente cotidiano.

viernes, 15 de enero de 2016

El rótulo de mis valijas......Luciana Nacimento*

Tercer Premio del IConcurso Litteratura de Poesía


Ciudad de México decía el rótulo de mis valijas
Foto: www.toptravel.com.mx
Ciudad de México, y mi nombre. 
Yo tenía cincuenta kilos en ropa y algunos detalles en mano:
Atrapasueños, crucigramas, sedantes que no debería tomar. 

Ciudad de México, quería decir
Que entradas las seis de la tarde comenzaría a transmitirse
Mi mejor sueño en directo desde el aterrizaje
Y quería decir
Elote, epazote, chile de árbol
Las gotas espesas de las lluvias de agosto
Las voces del mercado, llévele, güerita, llévele
Las instituciones señalando con su dedo vengador.

viernes, 8 de enero de 2016

Fuera de sí......Gustavo D. Gutiérrez*

Tercer Premio del IConcurso Litteratura de Relato

Será mejor que me ate los cordones de los zapatos, al hacerlo adopta una postura un tanto incómoda, se despoja del alimento y las guías telefónicas, siente un ligero dolor en el muslo izquierdo, deben ser mis llaves, decide liberarse de ellas; de esta manera, inclina el cuerpo hacia su derecha e introduce la zurda en el bolsillo. La influencia de los dedos en los metales produce un sonido de revolución, un eco inquietante. Después de atar a cada zapato tres sólidos nudos, piensa que nada ha cambiado. Reposa las manos en el suelo y se brinda un leve impulso, una vez incorporado entra en su habitación y cierra la puerta con una violencia excesiva. ¡Qué idiota suelo ser a veces!, ¡y qué desordenado!, y también es olvidadizo, pues cae en la cuenta de que no tiene las llaves, debí haberlas dejado cuando me até los cordones de los zapatos, y ahora también recuerda que la puerta de su habitación, como todas, se abre y se cierra, pero como ninguna, sólo abre y cierra por fuera.

sábado, 2 de enero de 2016

Las vértebras de la tundra (Cuatro poemas desesperados)......Ana Patricia Moya*

Segundo Premio (ex aequo) del II Concurso Litteratura de Poesía

                                         I

Foto: Dino Valls, Limbus
                        La lista de la compra

Examino el frigorífico:

nada.

Una metáfora burlona
de mi existencia

otra vez,
mi cartera y mi cama igual de vacías,

otra vez,
la ilusión congelada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...